+506 6049-1874 | +506 8378-9504

Soporte

Cerro de la Muerte

Cerro de la Muerte

Situado en la Cordillera de Talamanca, en la provincia de Limón en Costa Rica. Se caracteriza por tener un clima frío y una vegetación exuberante. Es el punto más alto de la Carretera Interamericana. En el mismo se encuentra el Parque Nacional Tapantí-Macizo.

 

Ubicación

El macizo Cerro Buena Vista (3491 msnm), mejor conocido como “Cerro de la Muerte”, es parte de la Cordillera de Talamanca, ubicada en el eje montañoso central de Costa Rica. Situado este cerro a una altura de 3.451 metros sobre el nivel del mar, es uno de los puntos más altos de la Interamericana. Desde San José es un viaje de aproximadamente de 3 horas. En el valle de San Gerardo de Dota, a una altura inferior se puede observar el ave Quetzal en enormes bosques de roble.

Su distribución está restringida a la zona tropical. En el continente americano se encuentra en las cordilleras de Venezuela, Colombia y Ecuador hasta el norte de Perú en América del Sur. En América Central se presentan cuando las cordilleras sobrepasan el límite de los 3000 metros de altitud (no hay un consenso sobre esto), como en el caso de la Cordillera de Talamanca en Costa Rica en donde el páramo halla sus representantes principales en los Cerro Chirripó (3820 m.s.n.m.) y Kamuk (3549 m.s.n.m.). Se puede decir que en general, los páramos se distribuyen entre los 10º latitud Norte y los 15º latitud Sur, siendo más exuberantes cerca del ecuador.

 

Historia

Agrestes soledades, llamadas páramos por los colonizadores españoles, sujetas al empate constante de tremendas tempestades y en cuya superficie discurre por doquiera la nieve derretida; región revuelta, azotada día y noche por la furia de los vientos y la lluvia de granizo, envuelta en nubes, escasa de luz, y muy poco sol.

Zona rocallosa, inhospitalaria, casi desarbolada por la inclemencia de los elementos, cubierta de escasos líquenes y gramíneas, en la cual frecuentes nevadas estorban el paso del viajero. Generalmente en un páramo el paisaje está dominado por arbustos cuando el drenaje es adecuado y por pantanos cuando el drenaje es pobre.

Para muchas especies de origen andino encontradas en Chirripó, los páramos en Costa Rica representan el límite de distribución más norteño de que se tiene conocimiento. Igualmente, se hayan en los páramos especies de proveniencia norteña que alcanzaron llegar en dirección sur hasta nuestras montañas; es así como los páramos representan una interesante mezcla de vegetación proveniente del Norte y del Sur (Poveda, et al, 1976). En Costa Rica se presentan páramos en las dos mayores cordilleras: Cordillera de Talamanca y Cordillera Volcánica Central. En la Cordillera de Talamanca se puede encontrar en el macizo de Buena Vista, el macizo del Chirripó y Cerro Kámuk; mientras que en la Cordillera Volcánica Central, en el Volcán Poás y macizo Irazú-Turrialba.

 

Características físico-geográficas

El lugar se caracteriza por el clima frío (1ºC a 13 ºC) y la vegetación de robles, encinos y páramo. Los cerros más destacados son el Buenavista, Jaboncillos, Asunción, Vueltas y Páramo. Se llega al Cerro de la Muerte a través de la Carretera Interamericana, siendo el punto de mayor altitud de la carretera, aproximadamente 3345 msnm. El cerro fue la ruta peatonal de los pioneros del Valle de El General en la zona sur del país, dando origen a leyendas las cuales decían que el cerro había matado de frío muchos campesinos que lo atravesaban.

La zonación altitudinal de las cordilleras de Centro y Sur América está basada esencialmente en las variaciones de la temperatura; sin embargo, además de la temperatura existen muchos otros factores que influyen sobre el tipo de vegetación y esto es particularmente cierto en el caso de los páramos (Weber, 1959). El relieve de la superficie terrestre con elevaciones, exposiciones e inclinaciones diferentes y con divisorias de aguas, así como condiciones climáticas extremas, producen una diversificación más acentuada que la de la mayoría de las otras regiones de vida (Sturm, 1985).

 

Parque Nacional Tapantí-Macizo

Cubriendo más de 583 kilómetros cuadrados, el Parque Nacional Tapantí-Macizo Cerro de la Muerte es uno de los más lluviosos entre los parques nacionales de Costa Rica. Mojado y salvaje, protege las laderas septentrionales de la Cordillera de Talamanca y actúa como un refugio de aves clave en el área. Un destino popular para los observadores de aves, la fauna aquí es también impresionante, pero no se puede ver fácilmente debido a la densa naturaleza sólida del terreno. La vegetación de este parque es exuberante y densa, con más de 150 ríos y numerosas cascadas que se encuentran dentro de sus límites.

 

Flora y fauna del Parque

Un hito importante en la región, el Parque Nacional Tapantí-Macizo es el hogar de cuatro tipos diferentes de zonas ecológicas, bosques pluviales y más. Alrededor de 45 especies de animales han sido vistas aquí, incluyendo el tapir, el ocelote, el tepezcuintle, el jaguarundi, el venado rojo, venado común, el coatí de nariz blanca, mapache y el tepezcuintle.

De las 260 especies de aves que se encuentran viviendo aquí, la más popular del Parque Nacional Tapantí-Macizo Cerro de la Muerte es el majestuoso Quetzal. Los colibríes, pavas, gavilanes, loros, palomas, pericos, jilgueros, perdices y las águilas también habitan en este bosque.

 

 

 

 

 

 

 

Translate »